Picaflores sociales

Hoy en una breve conversación con alguien (y ahí está el quid de la cuestión, en la brevedad de nuestra interacción), recordé qué era lo que me irritaba y por qué nunca soy el que inicia las charlas con dicha persona. Es una de esas personas con menos capacidad de atención que un bebé recién nacido. Es una persona que viene a hablarte con todo el entusiasmo de alguien que aparenta ser muy sociable, pero que en el momento que uno empieza a responderle, su atención comienza a disminuir y dispersarse. Y en cuestión de minutos, o incluso segundos, después de sutilmente empezar a mirar alrededor, se aleja, o se distrae con algo, o empieza a hablarle a alguien más. Y me deja hablando solo como un idiota.

Quizá la persona que inspiró que escriba esto es un caso excepcional, exagerado, de esta condición, pero estoy seguro que no es la única. Debe haber otras personas con esa poca capacidad de atención a lo que otros dicen, incluso cuando les están respondiendo a lo que ellos mismos preguntaron, o en una conversación que ellos iniciaron. Incapaces quizá de participar en una conversación que dure más de dos minutos, tal vez cinco con suerte; incapaces de mantener su atención en una sola persona.

Tal vez sea que no les importa nada que los demás digan si no tiene que ver con ellos, y es una forma de orgullo, o vanidad. O tal vez simplemente sea la forma de ser de esos “picaflores sociales”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: